GUELAGUETZA DE LENGUAS INDÍGENAS 2017

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

thumbnail_h

110 años del nacimiento de Andrés Henestrosa, poeta y escritor zapoteco.

DEDICATORIA: YESENIA SIMÓN.

 

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para decirte, que Carpe Diem Empoderamiento Juvenil A.C. anunció su Guelaguetza “Andrés Henestrosa” para el 19 de febrero del 2017 en la Plaza de la Danza de esta capital oaxaqueña para conmemorar el “Día Internacional de la Lengua Materna”.

Adelfo Borja Cortés, presidente de esta organización juvenil, precisó que el aspecto a destacar a diferencia de las otras guelaguetzas, es la exposición de leyendas, cuentos, poemas y piezas oratorias que hará el Encuentro Nacional de Oradores y Declamadores en Lenguas Indígenas del Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca (CSEIIO).

Este 30 de noviembre el hombre nacido en Ixhuatan cumpliría 110 años, hoy anda con su libro “Los Hombres que dispersó la danza” saltando en otras galaxias.

El maestro Andrés, hombre de aventuras danzantes, zapoteco que dispersa sus aventuras y desventuras para danzar con ellas.

Dicen que Andrés Henestrosa se olvidó de su tierra, pero yo digo que no.

Dejó en las poderosas manos del tiempo su obra “De Ixhuatán, mi tierra, a Jerusalén, tierra del Señor”.

Sus páginas  giran alrededor de su tierra y su cultura, savia inmortal. El alimento diario de los istmeños es el zapoteco, verso danzante, y a él dedicó los latidos de su corazón.

 

Si quieres que no te olvide,

si quieres que te recuerde,

toca sones alegres, mi vida,

música que no muere.

 

No me llores, no, no me llores no;

porque si lloras yo peno,

en cambio si tú me cantas, mi vida,

yo siempre vivo, yo nunca muero.

 

Dicen que Andrés Henestrosa ya está muerto, y yo digo que no, porque a los muertos se les llora; y él pide su canción para siempre vivir en nuestros corazones.

Dicen que Andrés Henestrosa ya está muerto, pero yo digo que no, porque a los muertos se les guarda luto, pero al poeta y escritor se le brinda aplausos para que en su viaje intergaláctico una al conjuro mágico del zapoteco  a las estrellas, y las haga danzar en una de sus nuevas aventuras.

 

LA FRASE A REFLEXIONAR: “ESCRIBE COSAS DIGNAS DE LEERSE, O HAZ COSAS DIGNAS DE ESCRIBIRSE”. FRANKLIN.

 

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.