Exigen excluir del TLCAN a las industrias cultural, cinematográfica y audiovisual de México

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Ciudad de México.-La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), la Asociación Mexicana de Productores Independientes (AMPI) y El Grito Más Fuerte exhortaron al gobierno mexicano “que solicite que todos los aspectos relacionados con las industrias culturales, cinematográficas y audiovisuales de México sean excluidos” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Este lunes, la actriz Dolores Heredia, presidenta de la AMACC; el actor Daniel Giménez Cacho, de El Grito Más Fuerte, los directores de cine Felipe Calzals, Alberto Cortés y Álvaro Curiel; las productoras Mónica Lozano e Inna Payán, quienes también son parte de la AMPI y la AMACC, leyeron un documento de 11 cuartillas en las que expusieron la situación de desventaja del cine, y la cultura en general en dicho acuerdo comercial.

Como creadores, se unieron a la propuesta de la Alianza de Artistas de Cine, Televisión y Radio Canadiense que ha planteado que “la exención cultural debe ser mantenida y fortalecida, debe reforzarse considerablemente cambiando la definición actual de las industrias culturales y eliminando la cláusula sin prejuicio que autoriza represalias contra medidas que han sido incompatibles con el acuerdo si no fuera por la exención”.

Entre sus demandas, que han laborado desde hace meses, también están:

“Que en la discusión que lleven a cabo los negociadores se consideren, incluyan y respeten las obligaciones contraídas por México en los diferentes tratados internacionales que ha signado y ratificado, tales como la Convención sobre la Protección y Promoción de las Expresiones Culturales de la UNESCO, la Convención de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, relativos a derechos fundamentales como el acceso a la cultura, a la diversidad cultural, a la libertad de expresión y al derecho a la información plural y diversa.”

Además, instan a “distinguir entre los dos sistemas que atañen al Derecho de Autor como un derecho humanista, en contraposición a la concepción anglosajona que ve en la obra una simple mercancía”. Es decir, aquí es Derecho de Autor y en Estados Unidos es la Propiedad Intelectual y no es lo mismo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn