En sexenio de Cué, Sevitra realizó doble negocio en pago de placas y tarjetas de circulación

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

foto-f

 

Oaxaca, Oax.- La Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra) del Gobierno de Oaxaca hizo doble negocio en el pago de derechos de placas y tarjetas de circulación para vehículos en sus diferentes modalidades; y atentó contra el derecho a la seguridad jurídica de los automovilistas.

Esto fue comprobado por la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), organismo que verificó que la dependencia estatal cobraba por estos derechos, no entregaba las placas ni las tarjetas de circulación bajo el argumento de desabasto; pero además, cobraba el permiso para circular sin placas, pese a que los usuarios ya habían pagado por ellas.

La dependencia estatal incurrió reiteradamente con este doble negocio, como evidencias las quejas contra la Sevitra que se interpusieron en diferentes momentos: el 15 de noviembre de 2012, el 24 de octubre de 2013, el siete y 23 de mayo de 2014, el 17 de marzo de 2015 y el 27 de abril de 2016.

Por el continuo desabasto de placas y/o tarjetas de circulación para unidades de motor en diferentes modalidades, derivó en un perjuicio a los propietarios y conductores de vehículos, ya que aun cuando estos han pagado los derechos correspondientes, al no contar con placas o tarjetas de circulación actualizadas se encuentran expuestos a ser infraccionados por la comisión de una falta al Reglamento de la Ley de Tránsito Reformada del Estado de Oaxaca.

E incluso a que sus unidades de motor sean aseguradas, cuando la infracción puede atribuirse en algunos casos al referido desabasto y no a una omisión por parte de los particulares.

El riesgo fue extensivo a los propietarios de unidades de motor nuevas, pues al realizar el pago y no poder obtener sus placas y tarjetas de circulación, les era negado el otorgamiento de un permiso provisional sin costo, sin que se tomara en consideración que el desabasto de placas y tarjetas de circulación no era atribuible a los particulares sino al Estado.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn